Patatas duquesa con salsa de cebolla

Si quieres preparar una guarnición diferente y clásica al mismo tiempo os proponemos esta receta que hemos elaborado en especial con los chicos de Salsa Barba. En esta ocasión ha sido perfecta para acompañar un plato principal de carne. Lo más especial de estas patatas duquesa es que no resultan nada copiosas o pesadas. Particularmente me parece que un acompañamiento ha de hacer eso, simplemente acompañar y ayudar a que el elemento principal sea más llevadero. ¡Sin duda con estas patatas duquesa con salsa de cebolla lo hemos conseguido!

Patatas duquesa con salsa de cebolla

Preparación: 40′
Raciones: 4
Dificultad: baja

Ingredientes

  • 700 gr patatas pequeñas y medianas
  • 2 cucharaditas Salsa de cebolla
  • 1 cucharadita pimentón dulce
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • una pizca de sal

Receta

Para comenzar poner una cacerola con agua a hervir, cuando esté lista añadirle las patatas que habremos limpiado previamente. Cocer durante 10 minutos, junto con un pellizco
de sal. Cuando estén cocidas,dejarlas enfriar y quitarles la piel. ¿Y por qué la hemos cocido con piel? Si lo hubiéramos hecho así las patatas habrían absorbido agua, y no queremos nada de agua en
nuestras patatas!

Precalentar el horno a 180ºC.

Una vez peladas, sobre un plato las chafaremos con un tenedor añadiendo el resto de la sal, la pimienta y un huevo. Seguir trabajando el puré hasta que tengamos una mezcla homogénea y sin grumos. Añade el queso rallado por último junto con la salsa y termina de mezclar. La elección del queso queda a tu elección, ya que estas patatas se usan como guarnición tendremos que pensar en lo que acompaña a la hora de elegir el queso. Podemos usar uno tierno simplemente para darle más untuosidad o podemos usar uno semicurado o curado si queremos darle más sabor. En este caso hemos usado uno curado, para darle más Rock & Roll a nuestro plato. Llega el momento del horneado, para ello preparar una bandeja de horno con papel vegetal.


Meter el puré en una manga pastelera, o bolsa en su defecto. Con una boquilla estrellada o lisa y hacer las duquesas, tantas como puré nos quede. Según el tamaño nos saldrán más o menos, a nosotras nos han salido 40, pero pequeñas. Cuando hayas acabado píntalas con el huevo restante batido y ahora sí, a hornear de 8 a 10 minutos con el gratinador o grill a 180º. Controlar bien esto del horneado, las patatas tienen que estar doradas, como nos pasemos con el horneado nuestras duquesas de patata quedarán secas. Una vez horneadas ya podemos disfrutarlas, es la guarnición perfecta e ideal para las carnes!

¡Y a comer!

Sugerencias y consejos:

Podemos sustituir la salsa por la que más os guste, o incluso un ajito picado y un pellizco de perejil quedarán genial también.